Brazil 4 Business

Industria automotriz y de transporte

A- A A+

Estimaciones de la Federación Nacional de Vehículos Automotores (Fenabrave) basadas en las ventas de nuevos Automóviles en 2013 indican que para 2020 el mercado brasileño del sector crecerá en promedio de 6,2% a.a., superior al mundial de 5% a.a., como puede ser concluido por el Gráfico 5. Actualmente, las regiones que más contribuyen con esos números son Sudeste y Sur. El crecimiento es tirado por el Centro Oeste y, especialmente, Noreste en función de las transformaciones sociales y elevación de un grande contingente de familias para la clase media. 

Dado que la matriz de transportes de cargas en Brasil es esencialmente carretera (aproximadamente 65%), la producción y comercialización de Camiones crece más de 10% a.a. por los últimos dos años. Factor crítico para el buen desempeño es la flota nacional muy antigua, con edad promedio de 22 años. El mercado consumidor toma consciencia que eso implica  riscos para la seguridad de los conductores y carreteras, además de haber comprobaciones claras que los modelos antiguos son hasta 20% menos eficientes que los modernos. Este mercado es especialmente atractivo en las regiones Sur y Centro Oeste, en función de ser los mayores productores de commodities agrícolas del país.

Gráfico - Ejecutivas de ventas de nuevos automóviles (Millones de vehículos) De acuerdo con el IBGE, el área cultivada en Brasil ya supera 53 millones de hectáreas. En las dos últimas décadas, este número aumentó más de 40%. Sin embargo, la producción aumentó más de 150% en ese intervalo, con previsión de alcanzar 198 millones de toneladas de granos en 2015. La evolución se debe a la mejora genética y a una contribución significativa de la implementación de mecanización y nuevas tecnologías. Así, el mercado de Máquinas Agrícolas está en constante crecimiento (con tasa superior a 25% en las ventas de 2013), estimulado por la concesión de incentivos como reducción de la tasa de interés en el financiamiento de implementos. Con foco claro en el Sur y Centro Oeste de Brasil, el acceso a grandes puertos facilita la exportación del excedente de producción.

A inicios de la década pasada, Brasil vendía anualmente aproximadamente 600 mil Motocicletas. A fines del año de 2010, este número ya figuraba en la casa de 1 millón y 800 mil nuevas unidades al año, franja en la cual fluctúa en los últimos años. Este fenómeno se debe a muchos factores, entre ellos el acceso al crédito, cambio comportamental del consumidor, surgimiento de profesiones vinculadas al vehículo y otros. Se estima que para 2020, la cantidad de motocicletas va a superar el 30% de la flota nacional de vehículos (actualmente en 16%). Este mercado es muy polarizado con un player detendo más de 80% de market share y producción concentrada en Manaus (Zona Franca). Como alternativa, marcas con foco regional se instalan, personalizando productos a las necesidades de la población local. Este tipo de fenómeno puede ser visto en el Noreste. Además, el crecimiento destacado de la flota implica un mercado atractivo de piezas para mantenimiento.

La producción del sector Aeroespacial de Brasil es amplia, involucrando aviones comerciales y militares, livianos y de mediano porte, helicópteros, planeadores, cohetes sonsa y satélites. Específicamente en el ramo de aviones comerciales medianos, el país se posiciona como líder mundial. Aproximadamente 80% de la fuerza de trabajo se concentra en São Paulo. Además, el único fabricante de helicópteros de América Latina se ubica en Minas Gerais, factor relevante pues el país posee una flota de 2000 unidades. Todo eso motiva el desarrollo de la cadena de proveedores conexa, dado el hecho de que el sector posee demanda comprometida para varios años.

En el sector Naval, los astilleros nacionales poseen demanda garantizada hasta 2020. El principal motivador es la tendencia mundial de explotación de petróleo offshore, con la construcción de plataformas de explotación. De acuerdo con la Global Marine Trends, actualmente el número de plataformas en el mundo es de aproximadamente 300 y en 2030 se proyectan 618 estructuras. En Brasil el escenario no es diferente: con el descubrimiento del PreSal y el inicio de la explotación en masa, la cantidad de plataformas debe aumentar 20%. En el grupo de las embarcaciones, el momento no es diferente. Sin embargo, una particularidad nacional es la presencia de una extensa red de ríos navegables, por lo tanto, la construcción de convoyes fluviales está en alta y es una actividad de proyección regional, dado que las estructuras son construidas cercanas a los corredores fluviales para el cual son destinadas.

 

Entre en contacto